Un paseo por Moscú

paco pato delante de la catedral de san basilio en moscúHace tiempo que el pato Paco no emprendía un viaje tan largo (y con tanto frío!) pero realmente se quedó impresionado de la grandiosidad de una de las ciudades más grandes del mundo, con la tasa de ricos por kilómetro cuadrado más grande del mundo y además desde 2008, la ciudad más cara del mundo... Viajar a Moscú, casi nada.

Pero a Paco le impactó, sobre todo, la plaza Roja con la Catedral de San Basilio llena de colores al fondo (como se ve en la foto). A Paco le ponía los pelos de punta la historia de la catedral, que cuando fue construida, Iván el Terrible cegó a su arquitecto para que nunca más pudiese construir algo más bello que este edificio.

La Plaza Roja, como todo en Moscú, es gigante, con tal cúmulo de edificios majestuosos con susvista de parte de la plaza roja estrellas rojas y picos apuntando al cielo, incluso allí estaba el GUM (mmm creo que se escribía así) que es el centro comercial más grande de Rusia y está justo delante del Mausoleo a Lenin, como han cambiado las cosas, pensó el pato Paco... Incluso hay en el centro comercial una tienda de Zara (eso sí mucho más cara que en España).

A Paco le encantó pasear en los alredores del parque Gorki mientras veía como toda la gente patinaba sobre hielo y hacía sus piruetas. También se ilusionó mucho cuando visitó el mercadillo de artesanía de Izmailovo, con sus edificios que parecían sacados de un cuento nórdico, todo rodeado por hielo, nieve y tejados con cúpula de cebolla con muchos muchos colores.

En febrero (cuando Paco visitó Moscú) hacía mucho frío y se le puso las plumas de punta, hasta se llegó a los 15ºC, algo que allí dicen que no es tanto si se compara con años atrás en esta misma época, y es que el cambio climático también se nota allí.

vista del parque gorki desde el otro lado de la ciudadLa comida fue otra de las cosas que le gustó a Paco y sobre todo esa smetana o crema agría que le echaban a todo como aquí la salsa de tomate, además con la sopa de remolacha estaba riquísima. También Paco el Pato no paró de comer blinis (que son como los crêpes, pero más grandes y rellenos de un montón de alimentos ricos ricos como setas variadas, quesos, cebolla... y smetana, por supuesto)

Aunque al principio Paco no le gustó mucho la entrada en Moscú y toda su burocracia (tienes que andarte con mucho ojo, y saber que si te quedas como invitado a los 3 días laborales tienes que hacer una Registratia en país...) en el poco tiempo que estuvo, vio que no todo el mundo era así y que realmente se le hizo muy muy corto el viaje a Moscú, incluso le entró ganas de repetir ;)

3 comentarios:

Karla dijo...

Hola!! Leìmos tu blog,nos gustò leer sobre tu experiencia en diferentes ciudades. Somos una agencia mexicana de viajes llamada Mundo Joven, y nos gustarìa que nos anexaras en tus blogs.
Nuestra URL es http://mundojoven.com/blog, y el titulo "Mundo joven" si estás de acuerdo envíame tu título/url.
Saludos!

paco duck dijo...

oh lo siento, de momento, no intercambio enlaces,

muy buen blog el tuyo también, gracias por visitar!

un saludo***

paco duck dijo...

nicol, me parece un poco spam el modo en que has comentado... de hecho, me parece bastante spam.

No me voy a dar de alta pero tampoco borraré el comentario

saludos